jueves, 16 de febrero de 2012

Encuentro PIG: putxero en DeValencia

Hoy,  16 de febrero vamos de comida con el grupo P.I.G. (Plataforma de información gastronómica) a zamparnos un putxero. El encuentro tiene lugar en un local de Valencia, DeValencia: sitio acogedor y que Angela nos recibe encantada de tener un grupo gastronómico en su local. Como bodega viene a maridar esta comida Chozas Carrascal para maridar todos los platos de nuestra comida.
Nos recibe una mesa imperial con platos de encurtidos que nos hacen preparar las papilar para lo que se avecina.
Para comenzar tenemos el cava Chozas Carrascal elaborado con chardonnay y macabeo fresco, frutal, con buena acidez que inicia el festín. Con él vienen los entrantes: un fantástico tomate (superdulce) con pimientos y una chistorra. Francamente delicioso. No suelo tomar tomate frito en locales porque los encuentro ácidos. Este estaba impecable para mi paladar. Unas patatas bravas un tanto suavizadas (faltas de ajo) cosa que agradecemos para que nuestras papilas sigan bien dispuestas para seguir apreciando matices.
Y comienza el putxero. Lo primero: la sopa de arroz que viene con el vino tinto las DosCes vino elaborado con Bobal, tempranillo y syrah: vino fácil de beber, con buena nariz y goloso en boca. La sopa de arroz estaba impecable: caldo trabado con un profundo sabor del putxero y el arroz un tanto al dente (sin 'esclatar') y el vino que le venía como anillo al dedo. 
Segundo: garbanzos, zanahoria, patata, col y apionabo, las verduras que vienen acompañadas del tinto Las Ocho, vino elaborado con ocho variedades de uva (más complejo en nariz y en boca. Algo más duro a la hora de tomar pero que hace las delicias de los comensales). Las verduras ¿qué decir? nos las hemos devorado hasta hacer que los platos volaran por la mesa y más de uno se levantara para hacer suyos los garbanzos que quedaban en algunas bandejas.
El tercero: la carne... y vienen codillo, longaniza, chorizo, morcilla, tocino, pelota, pollo....para llorar. La carne en su punto de hechura, buen embutido y unas pelotillas que nos han hecho maldecir su tamaño. Con este plato venía el cabernet familiar de Chozas Carrascal aunque muchos de los comensales lo hemos dejado para cuando ya no hubiera comida. Es un vino de autor, elaborado con cabernet franc, profundo, aromático, con carácter y ganas de imponerse. Hay que degustarlo a solas o antes de comenzar a comer porque su carácter no se amilana ante platos de comida. Se merece la soledad en el paladar.
Como postre, y para seguir en la 'terreta' tenemos unas naranjas preparadas: buenas, jugosas y dulces naranjas. Buen final de comida.
Después de los cafés, Ernesto Vilar (el de carnes Filo del mercado de Russafa que algún día nos cuento sus hamburguesas, sus carnes, sus cortes....) nos agasaja con su cava, Cava Filo: más imperioso, poco domado. Elaborado para tomar con carne y si, es enérgico y se llevará bien con platos de carne sabrosos.
Buena comida, buena compañía ¿se puede pedir más? desde luego que si, ¡que se repita!

2 comentarios:

PACO ALONSO dijo...

Hormiguita trabajadora, intuitiva y muy observadora. Hay que ver el tremendo partido que le sacas a tu rosadita máquina digital

Karoleta y Quesoy dijo...

Eso intento, eso intento...aunque tuve que estar alerta para que los PIGs más cercanos, no se comieran los platos antes de las fotos. ;)