sábado, 5 de enero de 2013

Bocaditos de patata y cebolla (receta vegetariana)

Este es un aperitivo fácil, fácil y que os prometo que es muy resultón. Pese a la casi ausencia de huevo en boca sabe a una deliciosa tortilla de patatas y cebolla. La receta en esencia es la que voy a poner pero hice variaciones que hacen que aún resulten más deliciosas, eso si, dejan de ser vegetarianas: ponerles en el centro un poquito de chorizo (un corazón de chorizo en medio de la bola....¡queda deliciosa!) pero también puedes poner pimiento asado o cualquier otra cosa para darles más sabor o simplemente para hacerlas variadas.
Pero vamos a la receta básica.

Ingredientes:

3 patatas grandes
3 cebollas grandes
2  huevos
aceite de oliva, sal, pimienta, cebollino, harina y pan rallado.

Lo primero pelar y cortar la cebolla en trozos bien pequeños y las patatas pelarlas y cortarlas bien finas (ayúdate con un pelador de patatas para que te salgan muy finas, transparentes).
Pon al fuego una buena sartén profunda con un buen chorro de aceite de oliva. Cuando esté caliente añade la patata y la cebolla cortada. Ponle sal y pimienta y deja que se haga lentamente. Mueve constantemente para que la patata se rompa y se vaya formando una pasta.  No tengas prisa, deja que se haga lentamente.
Una vez esté casi hecha, añade cebollino cortado en trocitos pequeños.
Ponlo en una fuente y deja que se enfríe. Puedes hacerlo de un día para otro y reservala en la nevera.
Preparate varias fuentes: una con harina, otra con dos huevos batidos y una tercera con pan rallado en abundancia. Si  vas a ponerles un corazón de chorizo, morcilla, pimiento asado, queso o lo que se te ocurra, prepara un plato con trocitos pequeños para que no tengas que entretenerte en cortar. Pon también una fuente limpia donde irán las bolas preparadas.
Y comenzamos: haz bolas de unos 3/4 centímetros y déjalas caer sobre la harina. Una vez bien enharinadas y quitada la harina que le sobra, ponlas en el huevo y rebózalas bien. Por último a la fuente del pan rallada. Rebózalas bien y ponlas en la fuente limpia. También puedes llegar hasta aquí y dejarlas durante unas horas hasta la hora de freirlas. Así vas adelantando trabajo en el caso que te decidas por hacerlas.
Puedes hacerlas todas para luego ir friéndolas en tandas (así te pringas las manos de una vez y luego a freír tranquilamente). 
Fríelas en abundante aceite caliente y doralas bien por todas partes. Déjalas sobre papel absorvente para que no queden con excesivo aceite. Y ¡ya las tienes! Puedes servirlas calientes o templadas y puedes servirlas con alguna salsa: ajo aceite, salsa española, un buen tomate frito o lo que se te ocurra.

Coste: barato
Tiempo: un par de horas
Dificultad: mmm una poquita para formar las bolas

¡Bon profit!

2 comentarios:

susypaco dijo...

Ummmm. Deben estar para chuparse los dedos!!
Paco

Karoleta y Quesoy dijo...

Oh! si. Sencillas y deliciosas :)
Gracias por el comentario Paco!!
Karoleta